Branding y automoción

Cada día la importancia del branding se va haciendo más evidente. La mayoría de empresas utiliza sutiles estrategias y la creatividad para llegar mejor a los potenciales clientes. Es evidente, pues, que una buena estrategia de branding es casi más importante que el producto en cuestión.

¿Te gusta conducir? A quién no. Seguro que es lo que piensa la alemana BMW cuando quiere venderte un coche, algo obvio que cala en el espectador. Que te digan que un coche está “a la vanguardia de la tecnica”, como lo hace Audi, ayuda a que te decantes por él. Y si como Mercedes-Benz te dan a elegir entre “the best or nothing“, igual no te lo pensarás dos veces.

Bmw, ¿Te gusta conducir?
Audi, a la vanguardia de la técnica.

Una buena agencia de branding debe ser la responsable de que Opel te haga ver que “ama los coches” (wir leben autos) y de que cuando compras un coche lo que más acabe haciendo efecto sean los valores emocionales de la marca y no el coche en sí. Y es que ahora, cuando los coches cada vez se parecen más, hay que mostrar al cliente algo nuevo que llame la atención y que dé mensajes frescos con los que atraer al público joven.

Pongamos de ejemplo a Mercedes-Benz, que de ser una marca pensada para aquellas personas de más de 40 años con las que le había ido bien, pasó a crear una marca joven con caras como Lewis Hamilton o el cocinero David Muñoz. Es un movimiento bastante inteligente por parte de la marca alemana y le ha llevado a conquistar nuevos segmentos con los que antes ni soñaba, dando una vuelta de tuercas a la identidad de marca, acercando esta a un publico mucho mas joven y atrevido. Esto no solo se ve reflejado en sus comunicaciones y anuncios, si que tambien han dado un vuelto rediseñando todos los modelos Mercedes. Su parte negativa, se han alejado de su propuesta de valor antigua, acercandose ahora a mucho más a sus competidores.

Una cosa queda clara, hoy dia, los coches cada vez se parecen más en lo físico, en lo racional, todos son muy seguros, muy amplios, muy rapidos, muy de familia o deportivos, segun el modelo. Cada vez cuesta más diferenciar una marca de otra a simple vista. Incluso hay grupos automovilisticos que utilizan diseños de coches de un modelo anterior para un nuevo modelo de otra marca dentro de su grupo. Un claro ejemplo de esto es el antiguo Audi A4 y el Seat Exeo. Entonces, ¿por qué preferimos un coche a otro? Pues como bien hemos explicado antes, los valores emocionales, las conexiones, sus historias, lo que nos trasmite, su idea. Todo lo intangible que una marca de coches puede ofrecerte hace que te sientas mas identificado con una “tribu” u otra y por eso, decides un coche u otro.

Al final, su rollo es tu rollo.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.