Dale vida a
tu marca

Tener una marca es fundamental, pero impulsarla aún más. En ese proceso de gestación, todo lo que se ve, es decir, la parte exterior de tu marca, resulta fundamental. Pero esta no existiría si no bebiera de aquello que no se ve pero si se hace notar. Por eso mismo, un logo no es una marca, pero puede ayudarla a ser reconocible a los ojos del mundo.

Hola, mi nombre es…

Tenemos que contar quienes somos y qué hacemos aquí, y no solo eso, también debemos tener la capacidad de transmitir un significado concreto de forma sencilla y directa. De esto se encarga el Naming, facilitando la optimización de recursos y esfuerzo. Eso es tu nombre, algo esencial dentro del Branding e indispensable para tu negocio.

Tu identidad es tuya,
y solo tuya.

Una vez creados los conceptos básicos de tu marca, toca darle forma, crear los elementos carecterísticos de nuestra marca. Identidad Visual, Verbal, Posicionamiento, Personalidad, Identidad emocionaletc. Un conjuto de aspectos visibles que harán que tu marca sea recordada y reconocible. Unos elementos, que claro está, tienen que ir en consonancia con tu marca, esos conceptos intangibles que la haran única.

No me importas tu,
Si no tu historia.

Para que tu marca haga partícipe a tu audiencia, para que la incluya en su vida y forme parte de ella, es importante construir una historia sobre la que girar todo el imaginario de la misma. A esto se le llama Storytelling y debe ir en consonancia con la marca, ser fuerte, decidido y, por supuesto, difícil de olvidar.

¿Y si escribimos tu
historia juntos?