Las ciudades y sus marcas

Recién llegados de Fitur (Feria Internacional de Turismo de España), la segunda feria más importante del mundo, vamos a hablar sobre ciudades, comunidades, países y sus marcas. Sí, dónde tu vives también tiene una marca. 

¿Y por qué? Porque una marca es, simplemente, aquello que piensan los demás de algo concreto, y una ciudad tampoco se escapa de este exámen. La asociación de ideas que nos surgen sobre un determinado lugar es la imagen de marca de dicho lugar. 

Al igual que cada empresa o cada persona tienen una marca y debe saber gestionarla para obtener buenos resultados, las ciudades también la poseen. ¿Qué contiene la imagen de marca de una ciudad o país? Su paisaje, su paisanaje (gente), su clima, su forma de gobierno, sus productos más característicos, su música, su economía, gastronomía, etc.

Cuando nos tomamos una sidra, estamos bebiendo pequeños sorbos de Asturias; cuando compramos una ensaimada, nos llevamos una pequeña porción de Mallorca; esto es así con cada uno de aquellos productos característicos de cada país o región.

¿Sabes que ofrece tu ciudad al turista? ¿Tiene tu comunidad o país una marca bien construida y sostenida en el tiempo? ¿En qué se diferencia tu ciudad del resto? Estas son las primeras preguntas que debes hacerte si quieres que tu región sea capaz de atraer a turistas. Una vez conocidas estas razones, es hora de potenciarlas y ponerlas en valor. Cada persona del municipio, comunidad y país ayuda a construir la idea de marca, pero… ¿Quiénes son los grandes gestores de las marcas-ciudades? Aunque pueda parecer obvio, son los propios Ayuntamientos, con sus alcaldes y concejales.

¿Se diferencia tu ciudad por el flamenco? Comuniquémoslo. ¿Hay muchas más ciudades que se diferencian por lo mismo? Entonces quizás tengamos que buscar nuestra verdadera diferencia. No es un trabajo fácil, ni rápido, ni que se arregle con un diseño de un logotipo y un bonito video.

Para comunicar una buena marca/ciudad hay que trabajar consciente de dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde vamos; qué queremos ofrecer y cómo vamos a ofrecerlo. Luego hay que buscar de qué forma transmitirlo, y hacerlo de verdad. Las ciudades, al igual que los negocios, están constantemente compitiendo con sus marcas vecinas, del mismo sector; y como en los negocios, si eres capaz de llegar al corazón de tu audiencia, has ganado.

Antes de abrirse al exterior, hay que abrirse al interior. ¿Qué queremos decir con esto? Antes de hacer participe al turista, hacer que se sienta identificado con nuestra ciudad, hacer que se sientan orgullosos de nuestra ciudad, hay que conseguirlo con los que ya viven allí; ya que ellos, serán los primero embajadores de nuestra ciudad. Los que proclamarán a los cuatro vientos lo bien que se vive aquí, y lo que disfrutará el turista con su visita.

Volviendo a Fitur. Andalucía, como de costumbre con pabellón propio, mostró su grandeza, sus ganas de atraer gente; aunque con una luz un poco apagada y mucho espacio libre. Otras, como Colombia, con un stand mucho más pequeño, te hacía adentrarte en todas sus maravillas de lleno. Café colombiano, cerveza colombiana, comida típica colombiana y muchísima empatía con los visitantes del stand; algo que te hacia sentir como en casa a la par que te hacía sentir que viajabas a otro país. “Gracias por visitar Colombia” una frase que cada trabajador del stand tenía grabada a fuego y que repetían en cada intervención y charla junto a ti. Panamá, con una pequeñísima acción hizo que la recordaras y la llevaras contigo durante mucho tiempo. A cada persona que pasaba cerca de su stand le regalaban una pulsera hecha a mano de Panamá: “la pulsera de la suerte, pide dos deseos, el tercero lo hacemos nosotros por ti, que visites nuestro país.” Claramente, estos dos países apostaron fuerte por algo tan humano como la experiencia. Te hicieron vivir por un rato, dentro de su país, y esto, te llega.

El Campo de Gibraltar, con stand propio también, volvió a mostrarse al mundo. Algeciras, San Roque, Tarifa, Los Barrios, Castellar… todos tuvieron la oportunidad de ser vistos por miles de personas.

¿Su gran reclamo? El flamenco. ¿Era realmente su gran punto diferenciador? Por suerte, en Andalucía, somos la cuna de un arte universal como es el arte del Flamenco. Pero este arte se encuentra repartido por toda la geografía andaluza. Ciertamente Algeciras nació uno de los más grandes, Paco de Lucia, uno de los embajadores más universales de la ciudad y su gran puesta en escena turística. La Ruta Paco de Lucia, la nueva iniciativa, La silla de Paco. Si que es cierto, en el Campo de Gibraltar tenemos una gran cultura de flamenco, pero, ¿de verdad es nuestro punto diferenciador? Si te das una vuelta por el stand de Cádiz ves a la ciudad de San Fernando proclamando a los cuatro viento su flamenco con la figura de Camarón de la Isla. Es normal que el flamenco coincida en varios puntos de la geografía andaluza como una fuerte corriente y un gran reclamo para el turista; pero, además de esto, en el Campo de Gibraltar, seguro que tenemos muchas más cosas que comunicar, que aporten un punto diferenciador freten al resto, y es ahí dónde debemos buscar. Una vez más, hay que trabajarlo en el interior para mostrarlo hacia el exterior. ¿Qué podríamos hacer? Por ejemplo; potenciar un producto turístico único en el mundo: El Estrecho (con Marruecos y Gibraltar, participando de forma activa. Otro ejemplo podría ser turismo de naturaleza con la Reserva Biosfera, potenciar, de verdad, el Centro BTT y sus rutas. Creemos el futuro de la comarca viene por la integración tanto de la comarca como todo lo que la rodea. Buena parte de ello podemos ver ya, en la presentación de una prueba única en el mundo, como Eurafrica Trail, de la cual tenemos la suerte de ser su Agencia de Branding.

También vimos una puesta en marcha de Tarifa como ciudad turistica. Una ciudad que a nuestro parecer, debería tener stand propio, ya que, es uno de nuestros grandes reclamos. Una ciudad que parece ser aprovechable solo en verano, pero que tiene un potencial increíble durante todo el año. Una ciudad a la que no le basta con tener un logo de ciudad, si no que le es necesario apostar por una estrategia de marca bien firme, una comunicación como ciudad, puesto que lo más importante parece que ya lo tiene: una buena imagen de marca. ¿Acaso hay alguien que hable mal de Tarifa?

En resumen, vamos por el buen camino, pero aún queda mucho rollo que cortar.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.